Alpinistas y adaptación al cambio: Claves para prevenir accidentes en el Grand Couloir du Goûter del Mont Blanc

Figura 1. Grand Couloir du Goûter. ( a )  Mapa de permafrost del modelado de Magnin et al. (2015) (fotografía aérea © Microsoft) que muestra las ubicaciones de la ruta clásica de subida al Mont Blanc en la cara oeste de la Aiguille du Goûter (en rojo) y los instrumentos instalados en la zona. Se indican los años en los que estuvieron presentes los sensores. (b)  Fotografía del corredor tomada por la cámara automática (4 de agosto de 2019). Fuente: Mourey et al. (2022)

En el sector del Grand Couloir de Goûter del itinerario de la vía normal del Mont Blanc se registra una media de 3,7 muertos anuales desde 1990 (Mourey et al., 2018). Se trata de un tramo bien conocido por todos los alpinistas que quieren subir o han ascendido esta montaña. Recibe nombres muy descriptivos de sus peligros, como «la bolera», o «corredor de la muerte», pero, al mismo tiempo, existe poco conocimiento y consciencia para una adecuada gestión del riesgo. Un reciente estudio aporta datos interesantes que pueden ayudar en esta dirección, y que a continuación revisaremos.

Este verano, especialmente seco y cálido, el Grand Couloir de Goûter vuelve a ser noticia por la frecuencia de los desprendimientos de rocas y el cierre temporal, por la peligrosidad del itinerario, de los refugios de Tête Rousse y de Goûter. En este sentido, considero que es un buen momento para hacer pedagogía y dar herramientas que ayuden a los alpinistas a tomar decisiones informadas que a su vez promuevan la adaptación del colectivo al cambio climático, afectado por la rápida degradación de vías de ascenso clásicas de montañas icónicas, sobre todo de recorridos glaciares o con presencia de permafrost.

Figura 2. Evolución en 24 h de (i) el número medio de desprendimientos por hora en el Grand Couloir de Goûter y (ii) la energía media de un desprendimiento por hora. Fuente: Mourey et al. (2022)

Las claves para alpinistas según Mourey et al. (2022):

  •  Los resultados confirman que el cruce del Grand Couloir du Goûter y el ascenso de su arista izquierda están particularmente expuestos a los desprendimientos de rocas, con un evento que ocurre cada 37 min en promedio y cada 17 min durante los picos de actividad entre las 19:00 y las 20:00 en 2019. Por lo tanto, se debe prestar especial atención a este peligro.
  •  La frecuencia de los desprendimientos de rocas aumentó en promedio 2-3 h después de que las temperaturas fueran positivas en la parte superior del corredor.
  •  Los desprendimientos de rocas son más frecuentes y de mayor tamaño cuando el corredor queda expuesto al sol.
  •  El momento del día en que los desprendimientos de rocas son menos frecuentes es entre las 09:00 y las 10:00 (Hora local). (Ver figura 2 y 3)
  •  Los desprendimientos de rocas son más frecuentes durante los períodos de deshielo. La presencia de nieve en el corredor no es garantía de seguridad.
  •  Los desprendimientos de rocas más voluminosos ocurren al final de la temporada de verano.
  •  La presencia de agua líquida es un factor importante a tener en cuenta al evaluar el riesgo de desprendimiento de rocas en el sector Grand Couloir du Goûter. Un aumento en el agua líquida, ya sea por el derretimiento de la nieve o por las lluvias, aumenta la probabilidad de desprendimientos de rocas.

Figura 3. Distribuciones horarias del tráfico de escaladores y número de desprendimientos de rocas por hora: (a)  promedio durante todo el período de medición. Fuente: Mourey et al. (2022)

Así pues, lo ideal es cruzar «la bolera» entre las 9 y 10 de la mañana, pero esto no es fácil de cumplir según el ritmo y la planificación horaria llevada a cabo, pero como muy tarde, habría que cruzar antes de las 13:00. Este planteamiento puede ser difícil de cumplir si el día de subida al refugio du Goûter se hace desde la estación de tren de Nid d’Aigle y no se sale pronto y a buen ritmo. Y del mismo modo, si no se hace cumbre pronto, y como consecuencia se baja demasiado tarde.

Por otro lado, podríamos decir, que una manera de conseguir reducir el riesgo a la caída de piedras en el «couloir» se conseguiría haciendo la ascensión durmiendo primero en el refugio de Tête Rousse y después en el de Goûter porque eso conllevaría unos horarios más seguros. Finalmente, cabe decir, que estudios como el resumido en este artículo son muy necesarios para una buena adaptación de los alpinistas a este mundo de montañas cambiantes.

Referencias:

Mourey, Jacques & Moret, Olivier & Descamps, Philippe & Bozon, Stéphane. (2018). Accidentologie sur la voie classique d’ascension du mont Blanc de 1990 à 2017.

Mourey, Jacques & Lacroix, Pascal & Duvillard, Pierre-Allain & Marsy, Guilhem & Marcer, Marco & Malet, Emmanuel & Ravanel, Ludovic. (2022). Multi-method monitoring of rockfall activity along the classic route up Mont Blanc (4809 m a.s.l.) to encourage adaptation by mountaineers. Natural Hazards and Earth System Sciences. 22. 445-460. 10.5194/nhess-22-445-2022.

The Petzl Foundation. Mont Blanc: how can we reduce accidents in the Goûter couloir? https://www.petzl.com/fondation/s/accidents-couloir-gouter?language=en_US

Acerca de Òscar Alemán Milán

Guía de Alta Montaña UIAGM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.